El miedo de ir a la tienda por una posible detención -Por Lissania Zelaya-

El miedo de ir a la tienda por una posible detención -Por Lissania Zelaya-

Por Lissania Zelaya

“La persona que dice tengo miedo de ir a comprar por una posible detención, esta persona ha comprendido la medida”, ministro de la defensa, Francis Merino Monroy.

El artículo número 1 de la Constitución reconoce entre otras garantías un principio fundamental para el Estado de derecho “seguridad jurídica”, esta según jurisprudencia implica “la condición resultante de la predeterminación, hecha por el ordenamiento jurídico de los ámbitos de licitud e ilicitud en la actuación de los individuos”, lo que implica una garantía para los derechos fundamentales de la persona y una limitación a la arbitrariedad del poder público.

 

Debemos saber, que pese a existir un “ESTADO DE EMERGENCIA” es obligación constitucional del Estado asegurarnos que las “reglas del juego son claras” para la persona ciudadana que está limitada por el orden establecido de forma transitoria, pero también para el funcionario que representa al poder público, pues este “conocer las reglas” garantiza también “una limitación a la arbitrariedad en el marco de su ejercicio”.

 

En ese sentido, las declaraciones realizadas por el ministro de la defensa en un medio televisivo dejan entrever una clara violación a este principio constitucional “el miedo de ir a la tienda por una posible detención” es la manifestación expresa de esa INSEGURIDAD JURÍDICA de “no saber, no tener claras las reglas” y por ende de no existir una limitación a la arbitrariedad del poder público”.

 

Históricamente la fuerzas armadas y policiales se han caracterizado por el ejercicio de la represión, se trata de cuerpos entrenados para la defensa del territorio y el exterminio del enemigo es aquí donde me surgen preguntas ¿si estamos ante una pandemia que implica un problema de salud porque deberíamos tener MIEDO de salir a la tienda por una posible detención? Al salir debemos protegernos no solamente de un virus si no también ¿de nuestros propios funcionarios, Fuerza Armada y agentes policiales? ¿Consideran que el castigo y la punición es el camino para detener la pandemia?

 

¿Qué nos están enseñando? ¿Para qué nos están re-educando? ¿Qué verdad quieren legitimar?, el miedo es evidente, es nombrado y es asimilado como un presupuesto necesario para la obediencia, el estado de shock como decía Marcela Trejo está cumpliendo su función (…) “Derribar nuestros mecanismos de defensa cognitivos y centrarse en la manipulación emocional”.

 

Y no estamos PENSANDO, estamos dejando que nos vendan una idea y denunciamos, le “ponemos el dedo” o discriminamos a quien sale a trabajar porque no tiene otra opción para sobrevivir, estamos dejando que nos vendan la idea de necesitar al ejército para asegurar la obediencia de la ciudadanía, estamos permitiendo que nos arrebaten los derechos constitucionales legítimamente conquistados después de un proceso de guerra y Acuerdos de Paz y lo estamos aplaudiendo, estamos aceptando la idea de ver como héroes a quienes un día fueron los asesinos de este mismo pueblo y tengo miedo que para el día que comencemos a PENSAR, nos demos cuenta que somos nosotras, nosotros, nosotres mismos quienes hemos normalizado y entregado el poder sin exigir limites al Estado.

 

Lissania Zelaya es artista, activista feminista, defensora de derechos humanos, graduada de la Universidad de El Salvador de la licenciatura en Jurisprudencias y Ciencias Sociales. Actualmente cursa la licenciatura en Psicología y Diplomado en Neuropsicología del Aprendizaje. Forma parte de colectiva de mujeres artistas feministas, Amorales y es socia fundadora de la Asociación de Mujeres por la transformación social y cultural Ixchel.

 



A %d blogueros les gusta esto: